martes, 31 de enero de 2017


Ésta es una de las primeras preguntas que nos hacemos los que empezamos en esto del Marketing en Redes Sociales. ¿Facebook? ¿Twitter? ¿Facebook y Twitter? ¿Y Google +? No, mejor en Facebook, Twitter y Google +. Pero, ¡espera! ¡También está LinkeDin! Pues entonces Facebook, Twitter, Google + y LinkeDin. ¿Y qué hacemos con Pinterest que está ahora pegando el pelotazo? Instagram tampoco estaría mal.
Podemos volvernos locos, muy locos, intentando decidir en qué Red Social debemos estar presentes. Lo ideal sería estar en todas a la vez, pero eso nos genera un problema: no hay tiempo para estar en todos sitios. ¿Cómo lo solucionamos?

Yo, en mi ignorancia, pensaba que lo mejor era estar presente en todas las Redes Sociales posibles pero conforme voy aprendiendo, me doy cuenta de que no se puede estar en el plato y en la tajá al mismo tiempo (este dicho me lo acaba de chivar mi novia. Si no lo entendéis es culpa suya). Lo que vengo a decir es que si estamos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest, Instagram, Linkedin, Tumblr... tarde o temprano descuidaremos algunas. 

Mejor estar en pocas y bien, que en muchas y mal

Creo que lo mejor es estar en cuatro, cinco como mucho. Las tres principales que deben estar sí o sí son Facebook, Twitter y Google+. Las otras dos depende del producto. Imaginemos que llevamos la publicidad de una empresa de fotografía aérea. La base del marketing debería centrarse en fotos, por lo que podríamos elegir Pinterest o Instagram o Flikcr. Si hablamos de una panadería, podríamos irnos a Tumblr y en él hablaríamos del proceso de hacer pan o un dulce. O YouTube, en el que subiríamos vídeos explicativos de cómo elaboramos las tartas de cumpleaños. Tenemos que tener en cuenta el concepto de la empresa y adaptar las Redes Sociales a ella.

Independencia, ante todo independencia

Se lleva mucho eso de conectar Facebook y Twitter para que lo que publiques en uno se publique en el otro al mismo tiempo. Mal hecho. Cada Red Social es un ente diferente de otro. Los contenidos que pongamos en ellas deben ser distintos. No se trata hacer clones, pues nos haría perder seguidores. Si nuestro Twitter es prácticamente igual a nuestro Facebook mucha gente podría dejar de seguirnos  en una de ellas porque no le aportamos nada nuevo. Debemos adaptar esos contenidos a cada Red Social distinta.

Actualización periódica

La actualización también debe ser distinta en cada Red Social. Twitter, por ejemplo, es muy dinámica. Los tweets tienen una esperanza de vida muy corta, por lo que estaría bien publicar varias veces al día. Una página de Facebook es distinta. El contenido no se pierde, sigue ahí al cabo de varios días. Publicar dos o tres veces en semana está bien. Tampoco queremos sobre saturar al personal con información ¿no? Debemos dejar que nuestras publicaciones respiren y calen en los lectores antes de mostrarles algo más.


Hasta aquí mi entrada de hoy. Como siempre, si tenéis algo que comentar o rebatir, por favor, no os cortéis. Si os ha servido de ayuda, sería estupendo que la compartierais en vuestras Redes Sociales con los botoncitos de abajo. Y si queréis seguirme en Twitter o Facebook, en el menú de la derecha tenéis los enlaces a mis perfiles. ¡¡Saludos y muchísimas gracias!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que comentar, añadiro o rebatir? Éste es tu espacio.

Webs amigas

Con la tecnología de Blogger.

La guarida de las palabras

Posts populares